Expertos en capital humano

Llámanos: (+51) 01 445-1733

PERSONAS ADULTAS MAYORES Y FAMILIA, EN EL CONTEXTO DE RESPONSABILIDAD SOCIAL DEL SIGLO XXI

 

“Reconozcan a las personas adultas mayores como sujetos de derechos, actores del desarrollo con garantías y responsabilidades, respecto a sí mismos y a los demás, y fomenten su  empoderamiento e integración a los distintos ámbitos de la sociedad y del quehacer humano, para que se transformen en agentes de cambio y protagonistas de su proceso de envejecimiento.”

(Declaración de Tres Ríos, Costa Rica, mayo, 2012)

 

Estudios de la Organización de Naciones Unidas (2015), indican que dos personas en el mundo cumplen 60 años cada segundo. Además indica que el 34% de la población europea tendrá más de 60 años en el año 2050.

 

La esperanza de vida mundial continúa incrementándose: 68 años para los hombres y, 73 años para las mujeres. Japón es el país con mayor expectativa de vida, en promedio hombres y mujeres viven más de 84 años. Aunque las mujeres alcanzan un promedio de 87 años y los hombres un promedio de 80 años. Este proceso de envejecimiento no es ajeno a nuestro país: Perú. Actualmente el 10% de la población nacional está conformada por Personas Adultas Mayores (PAMs) de 60 años a más. Edad umbral determinada por la Organización de Naciones Unidas desde año 1982. La esperanza de vida promedio alcanza a los 74,5 años de edad, siendo relativamente mayor para las mujeres en relación a los varones. La salud integral de la misma refleja problemas en la salud física como mental y socio - emocional. Agravándose esta situación debido a la escasa cobertura de servicios especializados de salud integral para este segmento poblacional.

 

La reciente Ley 30490 para Personas Adultas Mayores de fecha 30 de junio del 2016 señala lo siguiente:

 

Artículo 7. Deberes de la familia

 

7.1 El cónyuge o conviviente, los hijos, los nietos, los hermanos y los padres de la persona adulta mayor, que cuenten con plena capacidad de ejercicio, en el referido orden de prelación, tienen el deber de:

a) Velar por su integridad física, mental y emocional.

b) Satisfacer sus necesidades básicas de salud, vivienda, alimentación, recreación y seguridad.

c) Visitarlo periódicamente.

d) Brindarle los cuidados que requiera de acuerdo a sus necesidades.

 

7.2 Las personas integrantes de la familia deben procurar que la persona adulta mayor permanezca dentro de su entorno familiar y en comunidad.

 

Artículo 32. Intervenciones intergeneracionales

El Estado, en sus tres niveles de gobierno, promueve intervenciones intergeneracionales que permitan a las niñas, niños, adolescentes, jóvenes, personas adultas y personas adultas mayores compartir conocimientos, habilidades y experiencias de manera que se genere una conciencia de respeto y apoyo mutuo.

 

Por otro lado, el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) a través de la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO), publica en su último Informe Técnico N° 3, (trimestre abril, mayo y junio )sobre Situación

de la Población Adulta Mayor, datos significativos respecto a la variable de : Hogares con algún miembro Adulto/a Mayor la información siguiente;

  •  Al II trimestre del año 2016, el 40,0% de los hogares del país tenía entre sus miembros al menos una persona de 60 y más años de edad.
  • En Lima Metropolitana se observa la mayor proporción de hogares con algún miembro adulto/a mayor, donde en el 42,3% existe al menos una persona adulta mayor.
  • Le siguen los hogares del área rural, en este ámbito en el 41,5% de hogares hay un/a adulto/a mayor. En tanto en el área urbana (no incluye Lima Metropolitana) en el 37,6%, existe una persona de este grupo etario.

 

Frente a este panorama, compete a la familia, al Estado, y a la sociedad civil compartir acciones de responsabilidad social en: políticas públicas, programas y servicios que fortalezcan la protección de los derechos de las personas adultas mayores establecidas en el última Convención Interamericana sobre la protección de derechos humanos de las personas mayores, aprobada el 15 de junio, 2015, por la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

1. A nivel del Estado: monitorear y evaluar periódicamente la aplicación de la Ley de Personas adultas mayores a nivel de gobierno central, gobiernos regionales y gobiernos locales. El mismo procedimiento se seguirá con el Plan Nacional de Personas Adultas Mayores 2013-2017.Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables. Promoviendo el envejecimiento activo y saludable. 

2. A nivel de las familias, urge la formación y capacitación en el proceso del envejecimiento y vejez y fundamentalmente en los cuidados a brindar a las personas mayores en casa, bajo el lema “envejecer en casa” y así evitar la institucionalización sin la aceptación del consentimiento informado de los directamente involucrados.

3. A nivel de la sociedad civil: formación de recursos humanos profesionales y técnicos especializados en el campo del envejecimiento y la vejez, que contribuyan a mejorar la calidad de vida de sus personas mayores, promoviendo el ejercicio pleno de sus derechos y dignidad de personas humanas. En este nivel se involucra a los centros de educación inicial, primaria secundaria, técnica y superior. Asimismo a la empresas privadas. A las instituciones religiosas. A la articulación de programas de la administración pública. A las organizaciones profesionales y de las propias personas adultas mayores.

 

Algunas recomendaciones para establecer una adecuada comunicación con las personas adultas mayores en casa o en las instituciones prestadoras de servicios:

  • Utilice un lenguaje claro y sencillo.
  • Incorpore temas de conversación interesantes y motivadores para la persona adulta mayor.
  • Ponga atención a las características sensoriales de la persona adulta mayor. Utilizar todos los sentidos.
  • Utilice ambientes que favorezcan la comunicación.
  • Anime y refuerce los comportamientos que queremos que se repitan.
  • Póngase en el lugar de la otra persona e intente comprender sus comportamientos desde la enfermedad, cuando sea el caso.
  • Para las personas adultas mayores con la enfermedad de Alzheimer, no atribuya sus comportamientos disruptivos, problemáticos, a la persona, sino a la enfermedad.
  • Mantener la tranquilidad en situaciones difíciles.
  • Cuando se trate de obtener una respuesta, considere la condición de salud de la personas adulta mayor y respete los diferentes ritmos y otorgue tiempos suficientes para obtener de él o de ella una respuesta.

 

Mg. Nancy Espinoza G.

Gerontóloga

Home RESPONSABILIDAD SOCIAL Responsabilidad Social PERSONAS ADULTAS MAYORES Y FAMILIA, EN EL CONTEXTO DE RESPONSABILIDAD SOCIAL DEL SIGLO XXI